Axie Infinity, el mayor criptojuego, se desmorona: ¿explota la burbuja?

El Big Bang del universo cripto dio origen a diversos nuevos modos de inversión financiera. No solo las criptomonedas -los activos estrella que brillaron con intensidad en 2021- si no también los “planetas” que giran a su alrededor: NFT, criptojuegos, etc.

Sin embargo, este año el mercado muestra un menor impulso y quizás hasta cierta saturación, que está poniendo un manto de duda sobre su futuro. ¿Explotará la burbuja? ¿O se trata de un impasse en una nueva realidad que llegó para quedarse?

Un paradigma de esto es Axie Infinity, el mayor criptojuego, el cual pasó de ser un sustento económico para algunos a desmoronarse. Hay otras plataformas parecidas como Decentraland o The SandBox. Todas ellas funcionan con una criptomoneda propia, algo que las obliga a tener un cuidado diseño económico que cumpla distintas características.

Lo que sucede es que luego de boom inicial, se ha perdido el entusiasmo por Axie Infinity y esto hizo caer el valor de su criptomoneda. Las otras dos plataformas, Decentraland y The SandBox, han tenido un destino idéntico.

“Tiene que ser estable o creciente en el tiempo, ya que de lo contrario no tendrá valor en el mundo real. La inflación no puede ser superior al crecimiento de la actividad en esa plataforma”, explica José Antonio Bravo, economista especializado en criptodivisas, en un reportaje de Teknautas sobre esta cuestión. Ahí también señalaba que una mayor oferta que demanda de esas monedas, haría que “perdieran su valor y utilidad”, algo que se puede solucionar aumentando la circulación, de modo que “la gente las gaste en el juego con una economía interna que lo alimente gracias a la atención constante, pero es algo muy complicado, casi prácticamente imposible”.

¿Una burbuja explotando?

¿Explota la burbuja ‘cripto’? Fernando Gutiérrez, inversor y especialista en criptoactivos, muestra cautela sobre una hipotética explosión de la burbuja. “No creo que se esté rompiendo, o al menos no se puede deducir eso de la bajada de precios, porque está generalizada en criptomonedas en general, aunque no tengan relación con NFT o metaverso, y todas las clases de activos de riesgo. En un contexto de subida de tipos e inflación, todo el mundo tiende a reducir riesgos”, explicó en conversación con El Confidencial, donde también recalca que “Nasdaq ha perdido un 14% y hay mucha simetría: los mejores valores no están tocados, pero otros sí”.

Por su parte, Fernando Castelló Sirvent, economista y profesor en ESIC, agrega que “ha habido una gran burbuja y falta mucho para que se estabilice”. Además, estas suelen tener una explosión total, no un pequeño pinchazo que las va desinflando poco a poco.

“Es más un agotamiento porque la demanda no acompaña al activo. Es algo que debería corregirse con la purificación del mercado para expulsar aquellos activos que no tengan continuidad y también revalorar el resto”, comenta, donde destaca que “la economía está mal, pero los criptoactivos no están consiguiendo reconducir capital al mercado, como sí está pasando con otros activos”.

El mercado de las criptomonedas no atraviesa su mejor momento desde que el Bitcoin alcanzó su récord de u$s65.000 para luego desplomarse y perder más de la mitad de su valor. Hoy puja por volver a esos niveles máximos, aunque no logra sostenerse ni siquiera cerca de los u$s50.000. En lo que va del año, los criptoactivos llevan perdido en promedio un 25% de su valor.

El golpe fue más duro aun para las criptomonedas de las plataforma como Axie Infinity.

Por si fuera poco, Axie Infinity fue protagonista en el robo más grande hasta ahora en el mundo cripto. Un atacante consiguió acceder al sistema que valida las transferencias para sustraer cerca de 173.600 ethers –la segunda ‘cripto’ más relevante–, que tienen un valor cercano a los 600 millones de dólares, y 25,5 millones de USDC, una ‘stablecoin’ que siempre mantiene el mismo valor que el dólar estadounidense.

Las medidas de seguridad tras el robo han impedido que se puede jugar con normalidad. La empresa responsable, Sky Mavis, aseguró que repondría la cantidad robada a los afectados, para lo que lanzó una ronda de 150 millones, que fue liderada por Binance y también participó A16z. Por ahora, ya ha lanzado una versión del juego llamada Origin y que permite un modo de juego gratuito.

Eso sí, la información disponible apunta a que la debacle de Axie Infinity empezó mucho antes. Los datos de Sky Mavis recogidos por ‘Bloomberg’ indican que en marzo tuvieron cerca de 1,5 millones de usuarios mensuales, un 45% menos que en verano, su mejor momento. Por otro lado, DappRadar calcula las ‘wallet’ que interactúan con el ‘smart contract’ de este ‘criptojuego’; es decir, que incentivan la economía del juego, pero no todos aquellos que están en él. Según esta estimación, nunca ha tenido más de 63.000 usuarios diarios activos y, además, habría sufrido una caída del 11% en el último mes.

Cuenta El Confidencial: “En el caso de Axie Infinity, hay que tener en cuenta que una parte importante de ellos está en Filipinas, donde trabajan a tiempo completo a través de un sistema de “becas”: alguien que se puede permitir la inversión inicial que exige el juego les ofrece acceso a su cuenta a cambio de las ganancias. ¿Cuántos juegan porque les gusta y cuántos por el dinero? Es un misterio y, en cualquier caso, los datos de uso están muy por debajo de los de videojuegos tradicionales como Counter Strike o FIFA”.

“El modelo ‘pay to earn’ tiene rasgos piramidales, aunque no lo sea al 100%. Como no organices muy bien la economía, cuando deje entrar de gente nueva tienes un gran problema, que es que no puede seguir siendo ‘play to earn'”, expresa Álex Granados, responsable de Comunidad NFT en Español, un colectivo de divulgación.

Solo un tercio de los NFT vale algo

Los ‘criptojuegos’ solo han sido una parte de esta caída de los criptoactivos. La otra gran pata ha sido la de los NFT, que fueron la gran fiebre en la red durante buena parte de 2021.

En marzo, el diseñador Beeple vendió una de sus obras digitales por 69 millones de dólares, algo que hizo despertar el interés en el sector. Le siguieron varias operaciones y se replicaron decenas de historias de personas que se hicieron millonarias gracias a los NFT.

Pero los escépticos advertían que detrás de los NFT había una burbuja y un alto riesgo de estafas. En el último mes, la capitalización de los mercados de NFT se ha reducido cerca de un 80% y ronda los 10.000 millones, según datos de Coin Market.

Además, un informe de Nansen ha revelado que solo un tercio de los NFT tiene algún tipo de valor. En las otras dos partes, muestra un panorama desolador: un 33% no valdría nada y los otros tantos tendrían un precio por debajo de lo que costó acuñar el propio token. De hecho, hasta las colecciones más exitosas están viendo cómo sus precios parecen haberse estancado o, incluso, comenzar a caer.

Esto se suma a que, en enero, el ‘marketplace’ OpenSea –la mayor web de compraventa de NFT– reconoció que el 80% del contenido que alojaban eran obras falsas, plagiadas o, directamente, relacionadas con algún tipo de estafa.

Fuente: Ambito, Argentina

Matías Ortega

Por Matías Ortega

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore