USA presiona a Israel ante su neutralidad frente a Rusia

La influencia de USA tanto en la creación del estado de Israel a través de la ONU y en el conflicto sin fin de Israel con los países vecinos árabes por la cuestión palestina, han hecho que básicamente Israel, se vuelva un país “vasallo” de USA, desarrollando una fidelidad bilateral en múltiples ámbitos.

Sin embargo, ante la invasión de Rusia a Ucrania el pasado jueves 24/02, Israel y su primer ministro, Naftali Bennet, han adoptado una posición tibia al no condenar abiertamente la actitud de Vladímir Putin y Rusia frente a la invasión a Ucrania.

Esta cuestión irrita mucho a USA, ya que esperaba que uno de sus principales socios en cuestiones internacionales reaccione fuertemente con la condena colectiva hacia Rusia. Sin embargo, la poca, o falta de, respuesta de Israel al conflicto vino como un shock para Washington.

Rivalidad ¿o amistad? histórica

Hay que tener en cuenta que en la época de la Guerra Fría, Medio Oriente, mediante en conflicto Palestino-Israelí, fue un teatro de operaciones muy importante donde USA y la URSS se enfrentaron, apoyando por un lado a los países árabes en los reclamos de la cuestión palestina, y USA y el resto de occidente, defendiendo la voluntad del pueblo judío sionista de establecer su Estado independiente en la región de palestina.

Israel es un país con relaciones preferenciales en USA, contando con muchos lobbies que influencian el gobierno de Washington, así como una estrecha cooperación cultural, social y sobre todo militar, ya que USA es el pilar fuerte que mantiene la seguridad del estado de Israel desde su creación. Es más, Israel es el “mayor receptor de asistencia extranjera estadounidense acumulada desde la Segunda Guerra Mundial”, habiendo recibido hasta la fecha “US$150.000 millones en asistencia bilateral y fondos para misiles de defensa”.

Por ende, USA (y todos) supondremos que Israel sería uno de los primeros estados en saltar en contra de Rusia, especialmente luego de que su presidente, Vladímir Putin, haya declarado que su objetivo era “desnazificar y desmilitarizar Ucrania”.

Contra viento y marea

A pesar de ello, Israel tiene muchas razones para no actuar en contra de Rusia. Estas se deben principalmente a razones que buscan asegurar su seguridad nacional y su misma integridad territorial. Rusia hoy en día, debido a su fuerte influencia sobre Siria, país frontera norte de Israel, tiene fuerte presencia militar y podría intimidar gravemente a Israel en el caso de que reaccione de manera inaceptable para el Kremlin.

Rusia, a su vez, también guarda estrechas relaciones con Irán por cuestiones petrolíferas, el cual es el “enemigo mortal” de Israel en la región. El elemento que Israel tiene como inmediato en su agenda en las próximas negociaciones para renovar el acuerdo de no proliferación nuclear de Irán, que cayó luego de que Donald Trump haya decidido retirarse en 2017, ya que la posesión de armas nucleares y el enriquecimiento de uranio en Irán alza todas las alarmas para Israel.

Sobre ello, Natan Sachs, director del Centro para Políticas del Medio Oriente del Brookings Institution, comentó:

A veces en Israel no hablan de Rusia, sino del ‘vecino del norte’ y, por supuesto, el norte no es pacífico. Israel ha operado fuertemente en Siria en los últimos años en contra de Irán y de milicias apoyadas por Irán, incluyendo a Hezbollah

Porque Israel también tiene en cuenta las amenazas no solo del gobierno sirio, sino también de los grupos terroristas involucrados en un “3er bando” en contra de Siria y de Israel a la vez, como Hezbollah.

Intensificar la rivalidad con Rusia lo pondría entre la espada y la pared, porque [un rompimiento entre Rusia e Israel podría complicar dramáticamente la capacidad de Israel de ejercer operaciones allí:

“Si el Hezbollah lograra acercarse a la frontera norte (por retiro del apoyo de Rusia), esto pondría a Israel en una posición muy distinta a la que estuvo en el pasado. Israel es muy pequeño, por supuesto, y esto significa que prácticamente cualquier punto en territorio israelí se podría convertir en un objetivo”, dijo Sachs

USA impaciente

A través de la revista Foreign Policy, el descontento de USA sobre las actitudes inconcretas de Israel se hizo carne.

Se acabó el tiempo para que el gobierno de Bennett acepte el programa y deje de equivocarse. Aunque no puede pasar por alto las repercusiones definitivas de sus delicados lazos con Rusia, Israel nunca ha tenido una opción realista que no sea unirse al Equipo de Estados Unidos. La realpolitik funciona en ambos sentidos: la profundidad estratégica proporcionada por el respaldo diplomático, económico y militar de USA es considerablemente más vital para Israel que cualquier cosa que Rusia se proponga ofrecer

Consciente de que Israel se encuentra en un tira y afloje entre USA por cuestiones de alianza y apoyo históricos, y Rusia, por la amenaza que este puede representar a Israel, el gobierno de Bennett ha estado haciendo malabares para mantenerse al margen para intentar dejar a todos contentos.

Entre esos malabares, Israel fue fuertemente criticada por USA a través de su embajador ante Naciones Unidas, el que transmitió su descontento por la negativa de Israel a sumarse a otros 87 países para patrocinar la resolución del Consejo de Seguridad del pasado viernes que denunciaba la incursión de Rusia en Ucrania.

Bennett tampoco ha acogido la petición de Ucrania para que le envíen armas, según la prensa israelí, y más bien ofreció 100 toneladas en ayuda no militar, como equipos de purificación de agua y frazadas.

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore