Debate y Convergencia

Seis conclusiones de las elecciones del Reino Unido

Hemos recopilado seis datos que hay que saber sobre la noche electoral en la que se produjo una transformación, o incluso baño de sangre, en la política del Reino Unido, con ocho secretarios del Gabinete perdiendo sus escaños hasta el momento.

Después de conseguir una de las mayores victorias electorales de su partido en la historia, parece que el líder laborista, Keir Starmer, podrá formar gobierno y nombrar a sus ministros este mismo viernes.

Hemos recopilado seis datos que hay que saber sobre la noche electoral en la que se produjo una transformación, o incluso baño de sangre, en la política del Reino Unido, con ocho secretarios del Gabinete perdiendo sus escaños hasta el momento.

1. Los votantes querían un cambio y consiguieron una victoria histórica

Keir Starmer recuperó el denominado “Muro Rojo” del corazón de izquierda del norte de Inglaterra que había sido capturado por la triunfal victoria del conservador Boris Johnson en 2019.

Parece que los conservadores se quedarán con alrededor de 154 escaños, menos de la mitad de su cuenta de 2019, según una proyección de la ‘BBC’ publicada alrededor de las 3.30 de la mañana este viernes.

Esto se produce tras múltiples pérdidas en zonas centrales tradicionales, como los condados que rodean Londres. Finchley, el antiguo escaño de Margaret Thatcher, ahora tiene un diputado laborista.

Los votantes enviaron una señal clara después de cinco años en la política del Reino Unido en los que se produjeron múltiples escándalos y múltiples dimisiones, incluidas las de dos primeros ministros, Boris Johnson y Liz Truss.

Aparte de la promesa preelectoral de Boris de “conseguir el Brexit”, ha habido pocos avances políticos, no ayudados por un cambio constante de personal de alto nivel.

La energía de Westminster se ha centrado más en los escándalos y los subterfugios que en el coste de la vida o en arreglar el sistema sanitario.

En un discurso de victoria, Starmer pidió “poner fin a la política de actuación y volver a la política como servicio público”, estableciendo un contraste entre la teatralidad de Johnson y su propio estilo más sobrio.

Ahora está en una posición única para hacer algo al respecto. En el sistema político del Reino Unido, existen pocos controles constitucionales sobre un líder que controla la Cámara de los Comunes, y más aún desde el Brexit.

El electorado parece querer el cambio que prometió Starmer. La pregunta es si el Partido Laborista, que no es exactamente inmune a sus propias intrigas y guerras internas, podrá lograrlo.

2. Adiós a varios altos cargos

Los conservadores han perdido cientos de legisladores y muchos políticos de alto nivel ya no tienen empleo. Incluyen ministros en activo o ex ministros del gabinete, como Robert Buckland, Penny Mordaunt y Grant Shapps.

Otro perdedor fue Jacob Rees-Mogg, un destacado partidario del Brexit y leal a Johnson que ganó notoriedad por su enfoque relajado ante la perspectiva de abandonar la UE sin un acuerdo. Perdió su escaño en Somerset, a pesar de tener una mayoría de más de 14.000 en 2019.

Jeremy Hunt mantuvo su escaño en el suroeste de Surrey con una escasa mayoría de menos de 1.000, y así evitó convertirse en el primer ministro de Finanzas en ejercicio en perder su escaño.

En el momento de esta publicación, todavía no está claro si Truss, cuyo mandato como primera ministra (49 días) fue notoriamente más corto que la vida útil de una lechuga, ha conservado su asiento en el suroeste de Norfolk.

La ex primera ministra Theresa May, sin embargo, podría ser nombrada legisladora en la Cámara de los Lores, según informes de los medios del jueves por la noche.

Por otra parte, la tasa de supervivencia de los parlamentarios conservadores esta noche rondaba el 41%. Como señalan los profesores de política Philip Cowley y Matthew Bailey, eso es ligeramente peor que las perspectivas para los pasajeros de segunda clase en el Titanic: el 42% de los cuales sobrevivieron.

3. Más allá de los titulares, hubo muchos otros ganadores y perdedores

El Partido Nacional Escocés parece haber perdido su dominio sobre la política de Westminster al norte de la frontera. Podría quedarse con solo seis parlamentarios, después de obtener 48 de los 59 escaños de Escocia en 2019, según la proyección de la ‘BBC’. Esto sigue a una serie de escándalos y cambios en el liderazgo del partido, incluida la pérdida de Nicola Sturgeon.

Se proyecta que los liberales, casi aniquilados después de entrar en un Gobierno de coalición de 2010 a 2015, aumenten de solo 11 escaños en 2019 a 56, devolviendo al partido centrista su papel más familiar como tercera fuerza más grande en Westminster.

En su discurso de victoria este jueves, el líder del Partido Liberal Demócrata, Ed Davey, habló de los votantes que se sentían “decepcionados y desesperados por un cambio” por las largas esperas de ambulancias y médicos de familia, y por los ríos llenos de aguas residuales.

Otro gran ganador de la noche fue Nigel Farage, el populista de derecha que encabezó el Partido de la Independencia del Reino Unido que impulsó el Brexit.

Su Partido Reformista, de derecha, podría ocupar cuatro escaños, incluido el de Farage. También parece haber tenido una influencia significativa al desviar la base de votantes conservadores, lo que le costó escaños a Sunak como Darlington.

Mientras tanto, Jeremy Corbyn, el ex líder laborista expulsado en un escándalo de antisemitismo, ganó con éxito una candidatura para presentarse como diputado independiente en el distrito electoral del norte de Londres, que ocupa desde la década de 1980.

Un rebelde frecuente incluso cuando era un diputado laborista, ahora es probable que resulte ser una espina para Starmer si no se reconcilia.

  1. El sistema político del Reino Unido puede ser brutal

El Reino Unido es quizás el único país de Europa que cuenta con un sistema de votación por votación única en su legislatura: quien obtenga la mayor cantidad de votos se lleva el premio.

Muchos señalan la injusticia de ese sistema para los partidos más pequeños como el Partido Reformista o Los Verdes, que obtienen muchos votos pero tienen pocos escaños.

Pero cuando los votantes están alineados y preparados para votar tácticamente, el sistema de Westminster puede producir resultados radicales, si no brutales.

  1. La revolución del Brexit se comió a sus hijos

Estas fueron las primeras elecciones generales del Reino Unido desde que abandonó formalmente la UE. El Brexit se describió a menudo como una revolución y, como señaló una vez Pierre Vergniaud, las revoluciones tienen la costumbre de devorar a sus hijos.

Los conservadores que encabezaron el Brexit (Johnson, Rees-Mogg, Michael Gove) están ahora fuera de la Cámara de los Comunes, mientras que Sunak, un destacado partidario de la salida, parece herido de muerte.

No habrá ningún cambio de sentido en la política: Starmer, aunque apoyó la permanencia, ha descartado volver a unirse al mercado único de la UE o a la unión aduanera.

Pero, al no estar limitado por Bruselas, ahora le quedan una serie de decisiones cruciales sobre el modelo económico del Reino Unido y su lugar en el mundo.

Es él, no aquellos que planearon el Brexit, quien se los llevará.

  1. Los conservadores enfrentan algunas decisiones difíciles.

El partido dominante en el Reino Unido durante los últimos dos siglos ahora puede haber sufrido una derrota histórica en una escala no vista desde 1832.

Robert Buckland, ex ministro del gabinete, sugirió una manera de avanzar después de perder su escaño en un importante giro hacia el Partido Laborista.

Buckland le dijo a la ‘BBC’ que estaba “harto de la política del arte escénico” y que el partido necesita “volver al espíritu de hacer bien las cosas”.

Penny Mordaunt, otra conservadora de alto rango que perdió esta noche, instó a regresar al centro. “La renovación… no se logrará hablando con una porción cada vez más pequeña de nosotros mismos, sino dejándonos guiar por la gente de este país. Nuestros valores deben ser los del pueblo”, dijo.

Pero hay otras opciones disponibles.

En Francia, el partido de centroderecha se ha visto dividido en una disputa sobre si unir fuerzas con el partido de extrema derecha Agrupación Nacional.

Lo mismo podría aplicarse ahora a los conservadores del Reino Unido, que enfrentan la presión electoral de los reformistas.

El próximo líder conservador (y ahora sólo hay una lista de unos 150 candidatos que optan por el puesto) tendrá algunos dilemas difíciles que resolver.

Fuente: EuroNews

Tags

Compartir post

Related Posts