Rusia bombardea Zaporiyia, la central nuclear más grande de Europa, y se hace con su control

Un bombardeo ruso ha impactado la madrugada de este viernes en la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, situada en el centro de Ucrania, provocando un incendio y afectando a una de sus unidades, según ha informado el portavoz de esta planta.
“Tras un bombardeo de las fuerzas rusas en la central nuclear de Zaporiyia se ha declarado un incendio”, ha indicado Andrei Tuz en un vídeo publicado en la cuenta de Telegram de la planta. “Los bomberos no pueden llegar al lugar del fuego y extinguirlo. Los proyectiles caen muy cerca. La primera unidad eléctrica de la central ya se ha visto afectada. ¡Parad esto!”, añadía.
Algo más de una hora más tarde, los servicios de emergencia en Ucrania daban por extinguido el fuego. “A las 06.20 hora local (5.20 horas, hora española), el fuego en (…) la planta nuclear de Zaporiyia, en Energodar, ha quedado extinguido. No hay víctimas”, han informado en Facebook, según recoge Afp.
Las autoridades ucranianas han indicado que la seguridad en la central nuclear de Zaporiyia estaba “garantizada”, que solamente un edificio para la formación y un laboratorio se han visto afectados por el fuego y que las llamas no han afectado al equipamiento “esencial”.
Horas más tarde, el regulador estatal nuclear de Ucrania ha confirmado que tropas rusas se han hecho con el control de la central, aunque el personal de la planta controla el estado de los bloques y garantiza su correcto funcionamiento, informa Efe.
Los reactores de la central permanecen intactos y no se han registrado cambios en el estado de radiación en el momento actual, señala el regulador. Especialistas de este organismo están en contacto con los ingenieros de la planta atómica.
Zelenski: “Se habían preparado para esto”
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, se ha pronunciado inmediatamente tras el atraque, para advertir que Europa se enfrenta a una catástrofe nuclear de proporciones inimaginables. El mandatario ucraniano ha subrayado que el bombardeo a la central nuclear de Zaporiyia se ha realizado a propósito, no por error.
“Esos tanques están equipado con cámaras térmicas, saben dónde disparan. Se habían preparado para esto. Hago un llamamiento a cualquiera que conozca la palabra Chernobil. Rusia quiere repetir Chernobil, pero multiplicado por seis”, ha declarado el presidente de Ucrania en un discurso grabado en vídeo.
Zelenski ha recordado que Ucrania dispone de 15 centrales nucleares, y ha aludido a la amenaza de Rusia de cubrir Europa de “cenizas nucleares”, un ataque dialéctico que, según él, ya no es pura hipótesis sino un plan preconcebido que Rusia se dispone a implementar.
“Es la primera vez en la Historia de la humanidad que un estado terrorista ha recurrido al terror nuclear. No es una amenaza, ahora es real. Hay que detener de inmediato al ejército ruso. Si hay una explosión, será el final de todo. El final de Europa. Habrá que evacuar Europa. No permitamos que Europa muera en esta catástrofe”, ha añadido.
Sin cambios en el nivel de radiación
La Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha señalado que las autoridades ucranianas no han detectado cambios en los niveles de radiaciónen la central tras el ataque de Rusia.
“El regulador ucraniano ha asegurado a la AIEA que no hay cambios registrados en los niveles de radiación en Zaporiyia“, ha tuiteado este organismo de la ONU, que también ha señalado que la agencia seguía asistiendo a Kiev para garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares de Ucrania, que dispone de 15 reactores en cuatro plantas distintas.
Amenaza nuclear de Rusia
Ya el miércoles el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) había sido informado por las autoridades de Ucrania de las tropas de Rusia se encontraban cerca de la central nuclear de Zaporiyia, y volvió a advertir de que hay que evitar acciones militares que supongan un riesgo de seguridad. Ucrania informó entonces también al organismo atómico de la ONU de que sus 15 reactores,repartidos en cuatro ubicaciones, seguían funcionando de forma segura.
Construida en 1985 bajo el paraguas de la Unión Soviética, la planta de Zaporiyia suministra gran parte de la energía del país. El mantenimiento de las rutinas en una central nuclear exige que haya personal experto y vías abiertas para que sigan llegando determinados materiales: “Es de vital importancia mantener la capacidad de los equipos operativos para garantizar la seguridad. Además, las cadenas de suministro vitales deberían seguir estando disponibles para asegurar que los servicios, equipos y componentes necesarios puedan llegar a las instalaciones nucleares de Ucrania en todo momento, por ejemplo, para llevar reparaciones de emergencia”, advirtió el director del OIEA, el argentino Rafael Grossi.
“El personal de todas las instalaciones nucleares debe poder trabajar y descansar. Hago un llamamiento a quienes tienen el control efectivo de esos emplazamientos para que no cometan ningún acto que pueda comprometer su seguridad o someterlos a presión indebida”, imploró la OIEA. Esta misma organización también hizo un llamado a no atacar los cementerios radiactivos localizados en Ucrania después de que se registraran impactos de misiles en el cementerio radiactivo de Kiev sin que se comprobara la existencia de fugas.
Hace unos días los invasores convirtieron ya la zona de exclusión de Chernobil y la propia central en zona de guerra, por más que el reactor 4, el que sufrió la explosión atómica en 1986, sigue suponiendo un enorme riesgo para la población ucraniana si el sarcófago que lo recubre, pagado por la Unión Europea, sufre algún tipo de daño por el conflicto. “Es imposible decir que la central nuclear de Chernobil es segura después del ataque sin sentido de los rusos”, advirtió ya entonces Mykhailo Podolyak, consejero del ejecutivo ucraniano.
El ataque sobre Odesa
A poco más de 300 kilómetros de la central de Zaporiyia, los jefes militares confirmaron que la flota rusa del Mar Negro ha zarpado de Crimea y se encuentra ya en las inmediaciones de la principal ciudad costera ucraniana, que se perfila como el próximo

El ataque sobre Odesa

A poco más de 300 kilómetros de la central de Zaporiyia, los jefes militares confirmaron que la flota rusa del Mar Negro ha zarpado de Crimea y se encuentra ya en las inmediaciones de la principal ciudad costera ucraniana, que se perfila como el próximo gran objetivo de la invasión de Moscú.

Según un comunicado que difundió el ministerio de Defensa ucraniano, el convoy ruso está compuesto de cuatro grandes buques de asalto anfibio y tres equipados con misiles. “Se dirigen a Odesa“, indicaba el texto.

El despliegue naval de la flotilla rusa ha agravado la problemática navegación en el Mar Negro, que podría quedar completamente interrumpida después de que un carguero de Estonia se hundiera durante la jornada al chocar contra una mina.

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore