Murieron junto a un puente en un bombardeo ruso en Irpin; con sus valijas en la mano

Casados en 2001, vivían en un barrio de las afueras de Kiev, en un departamento con sus dos hijos y sus perros, Benz y Cake.

Ella era empleada de contaduría y él programador informático.

Serhiy y Tetiana Perebyinis tenían un monovolumen Chevrolet.

Compartían una casa de campo con amigos, y Tetiana Perebyinis era una jardinera dedicada y una ávida esquiadora.

Acababa de regresar de un viaje de esquí a Georgia.

A finales del mes pasado, Rusia invadió Ucrania y los combates se dirigieron rápidamente hacia Kiev, la capital.

No pasó mucho tiempo antes de que los proyectiles de artillería se estrellaran en su barrio.

Una noche, un proyectil alcanzó su edificio, lo que obligó a Tetiana Perebyinis y a sus hijos a trasladarse al sótano.Alisa Perebyinis, 9 Foto Serhiy Perebyinis

Alisa Perebyinis, 9 Foto Serhiy Perebyinis

Finalmente, con su marido lejos, en el este de Ucrania, atendiendo a su madre enferma, Tetiana Perebyinis decidió que era el momento de tomar a sus hijos y huir.

No lo consiguieron.

Tetiana Perebyinis, de 43 años, y sus dos hijos, Mykyta, de 18 años, y Alisa, de 9 años, junto con un voluntario de la iglesia que los ayudaba, Anatoly Berezhnyi, de 26 años, murieron el domingo mientras corrían por los restos de hormigón de un puente dañado en su ciudad de Irpin, tratando de evacuar a Kiev.Tetiana Perebyinis, de 43 años, y su hijo Mykyta, de 18. Foto Serhiy Perebyinis

Tetiana Perebyinis, de 43 años, y su hijo Mykyta, de 18. Foto Serhiy Perebyinis

Su equipaje -una valija azul con ruedas, una valija gris y algunas mochilas- estaba esparcido cerca de sus cuerpos, junto con un estuche verde para un pequeño perro que ladraba.

Eran cuatro personas de las muchas que intentaron cruzar ese puente el pasado fin de semana, pero sus muertes resonaron mucho más allá de su suburbio ucraniano.

Una fotografía de la familia y de Berezhnyi, ensangrentados e inmóviles, tomada por la fotógrafa de The New York Times Lynsey Addario, resume la matanza indiscriminada de un ejército invasor ruso que ha tomado como objetivo cada vez más zonas civiles densamente pobladas.Tetiana Perebyinis. Foto .Lynsey Addario for The New York Times

Tetiana Perebyinis. Foto .Lynsey Addario for The New York Times

La vida de la familia y sus últimas horas fueron descritas el viernes por Serhiy Perebyinis y una madrina, Polina Nedava. Serhiy Perebyinis, también de 43 años, dijo que se enteró de la muerte de su familia en Twitter, por publicaciones de ucranianos.

Rompiendo a llorar, Perebyinis dijo que la noche antes de su muerte le dijo a su mujer que lamentaba no haber estado con ella.

“Le dije:’Perdóname por no haber podido defenderte'”, dijo.

“Intenté cuidar de una persona, y eso significó que no puedo protegerte”.Soldados ucranianos tratando de salvar a un hombre -el único de cuatro en ese momento que aún tenía pulso- momentos después de ser alcanzado por un mortero mientras intentaba huir de Irpin, cerca de Kyiv, el domingo. Foto Lynsey Addario para The New York Times

Soldados ucranianos tratando de salvar a un hombre -el único de cuatro en ese momento que aún tenía pulso- momentos después de ser alcanzado por un mortero mientras intentaba huir de Irpin, cerca de Kyiv, el domingo. Foto Lynsey Addario para The New York Times

“Ella dijo: ‘No te preocupes, saldré’.”

Después de que ella no lo hiciera, dijo que le parecía importante que sus muertes quedaran registradas en fotografías y vídeos.

“El mundo entero debería saber lo que está pasando aquí”, dijo.

La familia Perebyinis ya había sido desplazada una vez por la guerra, en 2014, cuando vivían en Donetsk, en el este, y Rusia fomentó un levantamiento separatista.

Se trasladaron a Kiev para escapar de los combates y empezaron a reconstruir sus vidas.Trozos de metralla recogidos en el lugar del ataque con mortero en Irpin.Foto .Lynsey Addario para The New York Times

Trozos de metralla recogidos en el lugar del ataque con mortero en Irpin.Foto .Lynsey Addario para The New York Times

Cuando los tanques rusos entraron en Ucrania el mes pasado, apenas podían creer que estuviera sucediendo de nuevo, dijo Serhiy Perebyinis.

La empresa en la que trabaja Tetiana Perebyinis, SE Ranking, una compañía de software con oficinas en California y Londres, había animado a sus empleados a abandonar Ucrania inmediatamente una vez comenzados los combates.

Incluso les había alquilado habitaciones en Polonia, dijo Serhiy Perebyinis.

Pero su mujer retrasó su salida por la incertidumbre sobre cómo evacuar a su madre, enferma de Alzheimer.

Una compañera de trabajo, Anastasia Avetysian, dijo que SE Ranking había proporcionado fondos de emergencia para la evacuación de los empleados y que Tetiana Perebyinis, como jefa de contabilidad en Ucrania, había estado ocupada en sus últimos días desembolsándolos.

“Todos estábamos en contacto con ella”, dijo Avetysian.

“Incluso cuando estaba escondida en el sótano, se mostraba optimista y bromeaba en nuestro chat de grupo diciendo que ahora la empresa tendría que hacer una operación especial para sacarlos, como “Salvar al soldado Ryan”.”

Pero detrás de las bromas había un período de espera y de intensa preocupación, dijo Serhiy Perebyinis.

Su hijo, Mykyta, empezó a dormir durante el día y a quedarse despierto toda la noche, vigilando a su madre y a su hermana.

Cuando se oían ruidos de lucha, los despertaba y los tres se trasladaban a un pasillo, lejos de las ventanas.

“Mi hijo sufría mucho estrés“, dijo Serhiy Perebyinis.

El sábado, tras dos días en el sótano, la familia hizo un primer intento de evacuación.

Pero cuando estaban recogiendo su monovolumen, un tanque pasó por la calle.

Decidieron esperar.

Al día siguiente se levantaron y se pusieron en marcha sobre las 7 de la mañana.

Tetiana Perebyinis había discutido el plan con su marido con todo detalle.Mr. Perebyinis with the bloodied and torn clothes of his wife, recovered from the scene where she and their children died. Foto Lynsey Addario for The New York Times

Mr. Perebyinis with the bloodied and torn clothes of his wife, recovered from the scene where she and their children died. Foto Lynsey Addario for The New York Times

Ella, sus dos hijos y su madre y su padre, que vivían cerca, se unirían a un grupo de la iglesia e intentarían evacuar hacia Kiev, para luego llegar a un lugar seguro desde allí.

Condujeron hasta donde pudieron en Irpin, pero entonces Tetiana Perebyinis se vio obligada a abandonar el monovolumen.

Salieron a pie hacia un puente dañado sobre el río Irpin.

Para escapar, se vieron obligados a cruzar unos 100 metros de calle expuesta a un lado del puente.

Mientras las fuerzas rusas disparaban en la zona, muchos trataron de refugiarse detrás de un muro de ladrillos.

Berezhnyi, el voluntario de la iglesia, que había evacuado antes a su propia familia, pero había vuelto para ayudar a los demás, estaba con Tetiana Perebyinis y sus hijos cuando empezaron a correr hacia el otro lado.

Durante toda la noche, Serhiy Perebyinis trató de localizar a su mujer mediante una aplicación de localización en sus teléfonos.

Pero no mostraba nada: la familia estaba en un sótano, sin recepción celular.

Hacia el amanecer, dijo, vio un ping que mostraba que estaban en la dirección de su casa.

Pero nada indicaba que se estuvieran moviendo.

La cobertura de los teléfonos móviles se había vuelto demasiado irregular en la ciudad.

La siguiente señal de localización en el teléfono de Serhiy Perebyinis se produjo alrededor de las 10 de la mañana del domingo.

Era en el Hospital Clínico nº 7 de Kiev.

Algo había salido mal.

Llamó al número de su mujer.

Sonaba, pero nadie respondía.

Llamó a los teléfonos de sus hijos, con el mismo resultado.

Media hora más tarde, vio una publicación en Twitter que decía que una familia había muerto en un ataque de mortero en la ruta de evacuación de Irpin.

Poco después, apareció otra publicación en Twitter, con una foto.

“Reconocí el equipaje y por eso lo supe”, dijo.

Cuando cayó el proyectil de mortero, la familia y Berezhnyi estaban a unos 12 metros del cráter que dejó el mortero.

No tenían ninguna posibilidad.

La explosión lanzó una lluvia de cientos de fragmentos de metralla metálica.

Sus cuerpos se desplomaron en la calle embarrada junto a un monumento a los muertos de la Segunda Guerra Mundial en Irpin.

Una placa en el monumento decía: “Memoria eterna a los que cayeron por la patria en la Gran Guerra Patria”.

Los padres de Tetiana Perebyinis estaban detrás de la madre y los niños y resultaron ilesos.

Ahora se quedan con Nedava, la madrina.

Al día siguiente, una tormenta de nieve se abatió sobre Kiev.

Las maletas, una de las cuales había sido abierta por la explosión o posteriormente por los transeúntes, yacían cubiertas de nieve en la calle junto a manchas de sangre.

Sólo contenía ropa: una camiseta rosa de tirantes para niños, pantalones de jogging, medias amarillas y azules de tamaño infantil, aparentemente para Alisa.

Cuando se le pidió que describiera a su mujer, Serhiy Perebyinis se desplomó en su silla.

Nedava dijo que tenía un espíritu “ligero“, que bromeaba a menudo y que animaba la habitación.

Durante su largo matrimonio, dijo Serhiy Perebyinis, “reformamos tres departamentos y no discutimos ni una sola vez”.

Berezhnyi había trasladado a su mujer al oeste de Ucrania, pero había vuelto a Irpin para ayudar en la evacuación organizada por su iglesia, la Iglesia Bíblica de Irpin, dijo el pastor, Mykola Romaniuk.

Cuando comenzó el ataque con mortero, cuyos proyectiles cayeron primero a unos cientos de metros, Romaniuk dijo que otros voluntarios de la iglesia vieron a Berezhnyi correr para ayudar a Tetiana Perebyinis.

“Tomó su valija y empezaron a correr”, dijo.

Berezhnyi, dijo Romaiuk, era tranquilo y generoso.

Fuente: Clarin, Argentina

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore