Debate y Convergencia

El Reino Unido se prepara para un cambio político: los laboristas aspiran a una victoria electoral histórica

Los sondeos de opinión sugieren que los laboristas podrían obtener la mayoría más amplia de cualquier Gobierno de posguerra.

El Reino Unido se dirige este jueves a las urnas para elegir a 650 nuevos miembros de la Cámara de los Comunes, con unas encuestas que dibujan un panorama de dominio laborista que pocos habrían creído posible en la anterior votación de 2019.

Aquellas elecciones vieron cómo el entonces primer ministro Boris Johnson se aseguraba una sólida mayoría conservadora en el Parlamento y lograba un mandato simbólico para “sacar adelante el Brexit“. Lo hizo ganando importantes núcleos laboristas en el tradicionalmente obrero “cinturón rojo” del norte de Inglaterra y las Midlands.

Ahora, los laboristas y su líder, Sir Keir Starmer, esperan recuperar a los votantes pro-Brexit que perdieron en 2019, mientras que el partido conservador del primer ministro Rishi Sunak podría anotarse el peor resultado electoral de sus 200 años de historia.

Algunos sondeos sitúan a los laboristas con una asombrosa ventaja de 20 puntos porcentuales sobre los conservadores, lo que significa que Keir Starmer podría convertirse en primer ministro con una mayoría de más de 200 escaños, la mayor de cualquier Gobierno de posguerra.

https://flo.uri.sh/visualisation/18498031/embed?auto=1Elecciones generales en el Reino Unido: intención de voto

Los conservadores, por su parte, se enfrentan a un descalabro electoral en algunas partes del país, y Sunak podría convertirse en el primer primer ministro en ejercicio de la historia que pierde su escaño.

Crisis conservadora

El apoyo a los conservadores –que han gobernado durante los últimos 14 años con cinco líderes distintos– no ha dejado de disminuir desde 2021, cuando se iniciaron las investigaciones sobre las fiestas clandestinas en el número 10 de Downing Street, habilitadas por el primer ministro Johnson.

Tras la caída de Johnson llegó una breve y fallida etapa al frente de Liz Truss, cuyo “mini presupuesto” hizo que la libra se desplomara a mínimos de 37 años. Sunak, antiguo banquero de inversiones, se puso rápidamente en su lugar, pero a juzgar por las encuestas no ha logrado convencer a los votantes de que sea el hombre adecuado para reconducir la economía del Reino Unido.

Además de la economía, la vivienda y la sanidad, la inmigración ha sido uno de los temas más candentes de la campaña. Sunak ha intentado atraer a los votantes preocupados por el número de inmigrantes irregulares que llegan a las costas británicas condicionando su reelección a su controvertido plan de deportar a Ruandaa los solicitantes de asilo.

Pero el plan de Ruanda ha provocado reacciones violentas y dividido a la nación, e incluso el Tribunal Supremo lo ha declarado ilegal. Sus defensores se han sentido frustrados por el hecho de que no haya despegado ningún vuelo dos años después de que se anunciara inicialmente el plan.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, en Londres, el miércoles 22 de mayo de 2024, tras anunciar que convocará elecciones generales para el 4 de julio.
El primer ministro británico, Rishi Sunak, en Londres, el miércoles 22 de mayo de 2024, tras anunciar que convocará elecciones generales para el 4 de julio. Kin Cheung/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

Convocó formalmente las elecciones bajo una lluvia torrencial en Downing Street, mientras sonaba de fondo la canción ‘Things Can Only Get Better’, famosa por la aplastante victoria electoral de Tony Blair en 1997.

Desde entonces se han sucedido las meteduras de pata en materia de relaciones públicas. Sunak se enfrentó a una oleada de condenas cuando abandonó antes de tiempo una ceremonia de conmemoración del 80 aniversario del desembarco del Día D para mantener una entrevista televisiva, lo que provocó acusaciones de que no estaba en contacto con los valores británicos.

Más recientemente, cinco miembros del partido conservador -entre ellos el guardaespaldas de Sunak- han sido acusados de apostar sobre la fecha de las elecciones justo antes de que el propio primer ministro las anunciara, lo que se considera un nuevo golpe a la confianza pública en el partido.

¿Ganarán los laboristas?

Aunque la victoria laborista parece segura desde hace meses, fuentes próximas al partido afirman que existe el temor de que una ventaja tan cómoda y constante en las encuestas pueda hacer que los votantes se confíen y les perjudique.

https://flo.uri.sh/visualisation/18520846/embed?auto=1Distribución de escaños según los sondeos de ‘YouGov’

Pero con esta ventaja, parece casi seguro que dentro de unos días estarán en el Gobierno. El principal objetivo de su manifiesto es hacer frente a la crisis del coste de la vida “creando riqueza” para la clase trabajadora. Pero los conservadores han atacado inmediatamente sus propuestas, alegando que los laboristas subirán inevitablemente los impuestos en caso de crecimiento lento.

Otras promesas laboristas incluyen la reducción de las listas de espera del Servicio Nacional de Salud, la construcción de 300.000 nuevas viviendas al año para atajar la crisis inmobiliaria y una inversión de 24.000 millones de libras (28.500 millones de euros) en tecnologías verdes.

El líder del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, West Lothian, el viernes 21 de junio de 2024.
El líder del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, West Lothian, el viernes 21 de junio de 2024.Jane Barlow/PA

Starmer también ha adoptado una postura firme en materia de inmigración y ha prometido acabar con los traficantes de personas que cruzan ilegalmente el Canal de la Mancha. También afirma que los laboristas reducirán el nivel de inmigración neta en el Reino Unido, pero no ha fijado un objetivo concreto (los conservadores se han comprometido anteriormente a reducir la inmigración neta a “decenas de miles”).

El Partido Reformista y los liberaldemócratas aspiran a ganar

En las elecciones también podría entrar por primera vez en la Cámara de los Comunes Nigel Farage, activista del Brexit y ex eurodiputado. Farage sorprendió a la nación a principios de junio cuando anunció que se presentaría en su circunscripción de Clacton, en Essex, por su partido ‘Reform UK’, en la que será su octava candidatura a diputado.

El anuncio de Farage hizo que el Partido Reformista subiera en las encuestas y se acercara a los talones de los conservadores. Pero incluso si consigue alrededor del 16% de los votos, como sugieren algunos sondeos, podría no obtener ningún escaño, dado el funcionamiento del sistema electoral británico de mayoría relativa.

Las polémicas declaraciones que hizo en una entrevista la semana pasada, en las que afirmaba que Occidente había provocado la invasión rusa de Ucrania, han provocado una caída de su apoyo.

El partido de Farage propone congelar toda la inmigración “no esencial”, desechar los objetivos de cero neto y abandonar el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), al que el partido llama el tribunal “extranjero” de Estrasburgo.

También esperan resurgir de sus cenizas, tras la estrepitosa derrota sufrida en las anteriores elecciones, los liberaldemócratas, que según algunos sondeos podrían obtener más de 60 escaños. El partido hizo campaña para “parar el Brexit” y es uno de los más entusiastas partidarios de estrechar los lazos económicos, comerciales y de seguridad con la UE.

El partido ha establecido un plan en cuatro etapas que implica la integración gradual en los programas europeos y, en última instancia, en el mercado único de la UE. Su líder, Ed Davey, ha declarado que el reingreso en el bloque es su objetivo final a largo plazo.

Fuente: EuroNews

Tags

Compartir post

Related Posts