China toma en serio las advertencias de la OTAN y refuerza su influencia en el Pacífico

La decisión de la OTAN de catalogar a China como un “desafío” era algo que esperaban en Beijing, pero el impacto del anuncio generó malestar en el gobierno chino. En la práctica, la inclusión de China en el nuevo Concepto Estratégico de la alianza atlántica coloca a la segunda potencia global en el mismo nivel que Rusia, que actualmente prosigue con su invasión a Ucrania. Es la primera vez que la OTAN menciona a China en esos términos, si bien ya viene deslizando cuestionamientos retóricos a su accionar.

El último documento consensuado en la cumbre de Madrid señala la “ambición” china y los intereses opacos de los dirigentes en Beijing. “Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la República Popular China y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los aliados y dañan la seguridad de la alianza”, dice el Concepto Estratégico, que además alerta sobre la “intimidación a sus vecinos, incluido Taiwán”, que el país considera parte de su territorio.

China afirma que su mención en los nuevos lineamientos atlantistas es una imposición de los Estados Unidos, en particular por los intereses estratégicos en juego en la zona del Asia-Pacífico. Zhao Lijian, portavoz del Ministerio chino de Exteriores, no se ahorró calificativos a la hora de responderle a la OTAN, a la que acusó de tener las manos manchadas de sangre y representar un “desafío sistémico a la paz”. 

Pacífico, por ejemplo, enviando aviones y buques de guerra para realizar ejercicios en aguas cercanas a China”, continuó Zhao, cuando la alianza supuestamente había prometido “que su zona de defensa no iría más allá del Atlántico Norte”. La diplomacia china también apuntó contra Japón y Corea del Sur por la presencia del presidente Yoon Suk Yeol y el primer ministro Fumio Kishida en Madrid.

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio Asuntos Exteriores de China. 

El analista internacional Gabriel Merino dice a LPO que “China horada el poder de Estados Unidos en términos económicos y está rompiendo el monopolio tecnológico, financiero y comercial”, una tendencia que se aceleró con la pandemia. Los países occidentales están preocupados porque Beijing viene modificando “las jerarquías del poder mundial: hoy es indiscutible que China es uno de los grandes poderes, ya superó el poder relativo de la UE y de Japón”.

En junio del año pasado, la Comisión Europea pasó a considerar a China como un rival sistémico. Los líderes del G7 acordaron días atrás un programa de inversiones en infraestructuras por 600 mil millones de dólares, cuyo objetivo es competirle a China y evitar que los países de ingresos bajos y medios caigan en la “trampa de la deuda”, que Beijing disfrazaría a través de “la nueva ruta de la seda”, su iniciativa comercial y financiera a escala global.

La rivalidad ya es explícita. Los funcionarios chinos no se privan de responder a las que juzgan de provocaciones occidentales. Y no se trata solo de voceros o diplomáticos. Wei Fenghe, ministro de Defensa, dejó en claro que si Estados Unidos tiene intenciones de avanzar sobre Taiwán, entonces el Ejército chino no dudará en iniciar una guerra. Pese a que la isla se autogobierna, China jamás permitirá un “complot de independencia” en territorio taiwanés.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, junto al presidente estadounidense Joe Biden, en Madrid. 

El gobierno de Xi Jinping le avisó a la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen que no busque amparo en la Casa Blanca para las aspiraciones independentistas, una carta que correría el foco el conflicto global a la zona del Pacífico. Taiwán se fue convirtiendo de a poco en el punto geográfico que simboliza un antagonismo entre Occidente y China. “Estados Unidos quiere frenar esta tendencia de ascenso de China y de los poderes euroasiáticos. El Congreso estadounidense publicó un informe en 2020 en el que reconocen que ya perdieron la primacía naval en el Pacífico Occidental”, destaca Merino.

El autor del libro Geopolítica y economía mundial: el ascenso de China, la era Trump y América Latina explica que en “términos geoeconómicos”, China ya es el líder de Asia-Pacífico, pero no en “términos geoestratégicos”. Sin embargo, “China está deshaciendo “los dos anillos de contención de Estados Unidos en la zona: el que sale de Corea del Sur y pasa por Taiwán, y el que parte de Okinawa y Guam, para encerrar y contener a China”.

Los países de la OTAN están probando la paciencia china, o al menos eso calcula en Beijing. La ministra británica de Exteriores, Liz Truss, volvió a agitar la idea del espejo entre Ucrania y Taiwán y pidió “aprender las lecciones”, es decir, aumentar su capacidad defensiva y dotar a la isla de armamento. Zhao la trató de arrogante y carente de sentido común

cio Porta30/06/2022

 La decisión de la OTAN de catalogar a China como un “desafío” era algo que esperaban en Beijing, pero el impacto del anuncio generó malestar en el gobierno chino. En la práctica, la inclusión de China en el nuevo Concepto Estratégico de la alianza atlántica coloca a la segunda potencia global en el mismo nivel que Rusia, que actualmente prosigue con su invasión a Ucrania. Es la primera vez que la OTAN menciona a China en esos términos, si bien ya viene deslizando cuestionamientos retóricos a su accionar.

Pedro Sánchez: “Vamos a una guerra más larga de la que imaginamos en un principio”

El último documento consensuado en la cumbre de Madrid señala la “ambición” china y los intereses opacos de los dirigentes en Beijing. “Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la República Popular China y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los aliados y dañan la seguridad de la alianza”, dice el Concepto Estratégico, que además alerta sobre la “intimidación a sus vecinos, incluido Taiwán”, que el país considera parte de su territorio.

China afirma que su mención en los nuevos lineamientos atlantistas es una imposición de los Estados Unidos, en particular por los intereses estratégicos en juego en la zona del Asia-Pacífico. Zhao Lijian, portavoz del Ministerio chino de Exteriores, no se ahorró calificativos a la hora de responderle a la OTAN, a la que acusó de tener las manos manchadas de sangre y representar un “desafío sistémico a la paz”. 

China afirma que su mención en los nuevos lineamientos atlantistas es una imposición de los Estados Unidos, en particular por los intereses estratégicos en juego en la zona del Asia-Pacífico

“En los últimos años, la OTAN ha interferido repetidamente en los asuntos del Asia-Pacífico, por ejemplo, enviando aviones y buques de guerra para realizar ejercicios en aguas cercanas a China”, continuó Zhao, cuando la alianza supuestamente había prometido “que su zona de defensa no iría más allá del Atlántico Norte”. La diplomacia china también apuntó contra Japón y Corea del Sur por la presencia del presidente Yoon Suk Yeol y el primer ministro Fumio Kishida en Madrid.

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio Asuntos Exteriores de China. 

El analista internacional Gabriel Merino dice a LPO que “China horada el poder de Estados Unidos en términos económicos y está rompiendo el monopolio tecnológico, financiero y comercial”, una tendencia que se aceleró con la pandemia. Los países occidentales están preocupados porque Beijing viene modificando “las jerarquías del poder mundial: hoy es indiscutible que China es uno de los grandes poderes, ya superó el poder relativo de la UE y de Japón”.

Europa enfrenta a China y Rusia por convertir a África en su principal proveedor de energía 

En junio del año pasado, la Comisión Europea pasó a considerar a China como un rival sistémico. Los líderes del G7 acordaron días atrás un programa de inversiones en infraestructuras por 600 mil millones de dólares, cuyo objetivo es competirle a China y evitar que los países de ingresos bajos y medios caigan en la “trampa de la deuda”, que Beijing disfrazaría a través de “la nueva ruta de la seda”, su iniciativa comercial y financiera a escala global. 

China está modificando las jerarquías del poder mundial: es indiscutible que hoy es uno de los grandes poderes, ya superó el poder relativo de la UE y de Japón

La rivalidad ya es explícita. Los funcionarios chinos no se privan de responder a las que juzgan de provocaciones occidentales. Y no se trata solo de voceros o diplomáticos. Wei Fenghe, ministro de Defensa, dejó en claro que si Estados Unidos tiene intenciones de avanzar sobre Taiwán, entonces el Ejército chino no dudará en iniciar una guerra. Pese a que la isla se autogobierna, China jamás permitirá un “complot de independencia” en territorio taiwanés.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, junto al presidente estadounidense Joe Biden, en Madrid. 

El gobierno de Xi Jinping le avisó a la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen que no busque amparo en la Casa Blanca para las aspiraciones independentistas, una carta que correría el foco el conflicto global a la zona del Pacífico. Taiwán se fue convirtiendo de a poco en el punto geográfico que simboliza un antagonismo entre Occidente y China. “Estados Unidos quiere frenar esta tendencia de ascenso de China y de los poderes euroasiáticos. El Congreso estadounidense publicó un informe en 2020 en el que reconocen que ya perdieron la primacía naval en el Pacífico Occidental”, destaca Merino.

Rusia se recuesta en Asia para enfrentar las sanciones de Occidente

El autor del libro Geopolítica y economía mundial: el ascenso de China, la era Trump y América Latina explica que en “términos geoeconómicos”, China ya es el líder de Asia-Pacífico, pero no en “términos geoestratégicos”. Sin embargo, “China está deshaciendo “los dos anillos de contención de Estados Unidos en la zona: el que sale de Corea del Sur y pasa por Taiwán, y el que parte de Okinawa y Guam, para encerrar y contener a China”.

Los países de la OTAN están probando la paciencia china, o al menos eso calcula en Beijing. La ministra británica de Exteriores, Liz Truss, volvió a agitar la idea del espejo entre Ucrania y Taiwán y pidió “aprender las lecciones”, es decir, aumentar su capacidad defensiva y dotar a la isla de armamento. Zhao la trató de arrogante y carente de sentido común. 

El gobierno de Xi Jinping le avisó a la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen que no busque amparo en la Casa Blanca para las aspiraciones independentistas, una carta que correría el foco el conflicto global a la zona del Pacífico

“China ha salido con un discurso de mayor liderazgo y de no aceptar insultos. Está avisando que hay líneas rojas respecto a Taiwán. A partir de la pandemia, China lanzó una zona de identificación de Defensa Aérea en el mar del Sur de China, que se suma a la que había en la zona de Taiwán, para demostrar que puede controlar esa zona, con capacidades navales y misilísticas y construyendo bases en islotes”, indica el académico. China parece prepararse para ser el enemigo número uno de la OTAN.

Fuente; La Politica Online

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore