Debate y Convergencia

Bélgica, el país que permite la eutanasia a mayores de 12 años, incrementa las muertes un 10 % en 2022

La eutanasia es un tema controvertido en todo el mundo y Bélgica es uno de los países que ha legalizado esta práctica. Sin embargo, los datos de la eutanasia en Bélgica son preocupantes y han suscitado críticas y controversias en todo el mundo.

Desde que se aprobó la posibilidad de matar a los mayores de 18 años en Bélgica, en 2002, el número de eutanasias ha aumentado significativamente, pasando de 2035 en 2002 a 2.966 en 2022, lo que representa un aumento de más del 10% en el último año. En total, se estima que la ley de eutanasia belga ha acabado con la vida de unas 30.000 personas desde su aprobación.

En 2014, la ley se modificó para permitir la aplicación de la eutanasia a niños y adolescentes, lo que ha resultado en la muerte de cuatro menores de edad. Tres de ellos fueron asesinados en el curso 2016-2017 con edades de 17, 11 y 9 años. Además, en 2022 hubo 513 suicidios asistidos de personas cuyas muertes no se esperaban próximamente, lo que representó el 17,3% de todas las eutanasias notificadas.

Es preocupante que la mayoría de las eutanasias por polipatologías, que constituyen el 8% del total, no eran motivo suficiente para la eutanasia según la plataforma One Of Us. A pesar de que la ley belga de 2002 no permite la eutanasia por “estar cansado de la vida” o solo por la edad, muchos médicos que ayudan a morir a las personas se saltan la ley y diagnostican polipatologías como razón suficiente para la eutanasia.

Además, las actualizaciones de la ley han hecho que Bélgica se convierta en un país que permite acabar con la vida de las personas que quieren completar el intento fallido de suicidio. Entre 2014 y 2017, dos pacientes que estaban en coma irreversible después de un intento de suicidio fueron sacrificados.

El problema es aún más preocupante debido a los casos de muerte sin consentimiento. Un ejemplo es el caso de Tom Mortier, quien denunció que mataron a su madre de 64 años sin su consentimiento y sin ninguna consulta previa. Un día después de acabar con su vida, los servicios informaron a Mortier de su muerte con la explicación de que había estado sufriendo de una “depresión intratable”. Según la norma belga, la persona que se acoge al suicidio asistido debe estar en una condición de sufrimiento físico o mental constante e insoportable que no se puede aliviar. Sin embargo, la madre de Mortier tenía buena salud física y el psiquiatra que la atendió durante más de 20 años aseguró que no era su caso. Fue otro médico quien la mató.

La doctora An Haeken, directora de Psiquiatría en el Hospital Psiquiátrico Alexianen de Tienen (Bélgica), ha denunciado la “violación constante de la ley” en el país.

Tags

Compartir post

Related Posts