Así entendían el arte en Grecia y Roma

Abordar la complejidad de las culturas de Grecia y Roma en el Mediterráneo exige un conocimiento excelente de su historia. Además, cuando se trata de su producción artística, requiere también un dominio literario único, que permita superar los tradicionales manuales en los que aparecen listas de obras, fechas y notas sobre el contexto. Mary Beard y John Henderson, renombrados clasicistas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), consiguen abrirnos una nueva ventana a la historia del arte antiguo. 

La mejor manera de entender el presente es conocer nuestro pasado. Recibe cada semana la newsletter “Historia y vida” directamente en tu mail

Su periplo comienza tras la muerte de Alejandro Magno, en torno a 323 a. C., y finaliza en 138 d. C. con la muerte de Adriano en Baiae. A lo largo de esos cuatrocientos cincuenta años, develan los aspectos clave de la cultura visual de Grecia y Roma y su recepción hasta la actualidad.

Fresco romano en el que se representan figuras mitológicas, Nápoles
Shutterstock

La historia del arte antiguo, creada a partir del Renacimiento y, especialmente, tras los descubrimientos de Herculano y Pompeya en el siglo XVIII, no la compone solo un catálogo cronológico de obras fruto de un contexto, sino la interpretación que de las mismas hemos realizado desde nuestra óptica sociocultural. 

Una práctica común en la Antigüedad, y replicada desde el Renacimiento, son las copias de originales griegos y romanos. Beard y Henderson afirman que “copiar es recrear el original; pero también es crear un original”. Por ello, uno de los elementos clave de este libro es su clasificación temática y no diacrónica.

c
Copia romana de una escultura helenística que representa el suicidio de un guerrero celta derrotado y tras haber matado a su esposa.
Copia romana de una escultura helenística que representa el suicidio de un guerrero celta derrotado y tras haber matado a su esposa. Dominio público

Con los ojos del presente

A través de la pintura, la escultura, el amor o el poder, Beard y Henderson consiguen que el lector se sumerja en las descripciones de autores como Plinio, comprenda el gusto que los romanos tenían por el arte griego y diferencie entre famosas obras de arte y copias que ilustraban relatos míticos.  Lee también

Ana Echeverría Arístegui

Horizontal

En el caso de la pintura, por ejemplo, desvelan cómo el redescubrimiento de la misma desde el Renacimiento ha influido en la percepción e interpretación de nuestro pasado artístico. En el caso de la escultura, los desnudos clásicos, que tan comunes nos parecen hoy en día, se nos presentan como rompedores y polémicos en sus orígenes. En general, estos autores presentan una historia del arte antiguo en continua creación, hasta que el espectador moderno lo percibe y dota de un nuevo significado.

Una crítica mínima o, mejor dicho, sugerencia es que el relato se habría beneficiado mucho de una reflexión sobre cómo ese arte clásico fue percibido desde el siglo IV por el cristianismo, creencia en torno a la cual se fundaron los pilares de Occidente los siglos posteriores y que tanto influyó en la visión que, en el Renacimiento y la Ilustración, se tuvo del pasado grecorromano.

Tags

Share this post:

Related Posts

Envianos correo con tu opinion y sugerencias. 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore